por

¿Vampiros en Silicon Valley?

En el penúltimo capítulo de la comedia televisiva Silicon Valley de HBO, el egocéntrico magnate Gavin Belson en medio de una reunion con los protagonistas para definir el lanzamiento de la start-up que han fundado para crear una nueva Internet, se somete a una transfusión de sangre de un jóven rubio. El procedimiento es experimental y se llama parabiosis, más próximo a una pseudo ciencia que una real solución al problema del envejecimiento. Yo pensaba que era sólo una broma, que realmente eso no existía, que los guionistas de la serie habían exagerado un poco con respecto a las aspiraciones de los magnates de Silicon Valley.

Imaginen mi sorpresa cuándo en un artículo de Vanity Fair, encontré la referencia a una start-up de Silicon Valley que vende transfusiones de jóvenes saludables (no necesariamente rubios) por $8000. La empresa se llama Ambrosia (término griego que hace referencia a lo que los dioses beben o comen y que es la fuente de su eterna juventud). Su fundador Jesse Karmazin afirma que su compañía que compra la sangre de donantes saludables menores de 25 años, ya tiene más de 100 clientes que pagan por dicho tratamiento.

Karmazin se inspiró para fundar Ambrosia despues de leer unos estudios en los cuales unos investigadores habían unido a dos ratones por sus venas. De acuerdo a dicho estudio algunos de los aspectos del envejecimiento, podrían revertirse cuando los ratones más viejos reciban sangre de los más jóvenes, pero otros investigadores no han podido replicar estos resultados y los beneficios de la parabiosis en humanos siguen siendo poco claros. “Creo que los datos animales y retrospectivos son convincentes, y quiero que este tratamiento esté disponible para las personas“, dijo Karmazin al MIT Technology Review.

Aunque Karmazin enfatizó en la Code Conference que el objetivo de Ambrosia no es curar o revertir el envejecimiento de forma explícita en humanos, informa que sus clientes ven mejoras positivas relacionadas con enfermedades cardíacas, cáncer y enfermedad de Alzheimer, informó el jueves la revista New Scientist. “No quiero decir la palabra panacea, pero aquí hay algo acerca de los jóvenes“, dijo Karmazin a New Scientist. Sin embargo, los científicos no han identificado un vínculo fiable entre las transfusiones de sangre de los jóvenes y los beneficios tangibles para la salud. “No hay evidencia clínica [que el tratamiento será beneficioso], y usted está básicamente abusando de la confianza de la gente y la emoción pública alrededor de esto“, ha declarado Tony Wyss-Coray neurocientífico de la Universidad de Stanford , que llevó a cabo un estudio de 2014 de transfusiones de plasma de ratones jóvenes. Más detalles sobre el estudio pueden encontarse aquí.

Aún no está claro si el mismo Thiel está recibiendo tales transfusiones de sangre. Pero el año pasado la revista Inc. informó que un empleado de Thiel Capital había expresado previamente su interés en la técnica a Karmazin, y Gawker publicó basado en un rumor, afirmando que Thiel “gasta $ 40,000 por trimestre para obtener una infusión de sangre de un niño de 18 años basada en una investigación realizada en Stanford en la extensión de la vida de los ratones“. Pero si Thiel está experimentando con parabiosis, no es con Ambrosia. Karmazin dijo a Code Conference el miércoles que Thiel no es un cliente, y que su start-up es actualmente la única compañía estadounidense que vende las transfusiones.