por

La Inteligencia Artificial podría incrementar la desigualdad en la sociedad

El día sábado pasado en VentureBeat, un artículo de Ed Sappin, empresario e inversionista, explica cómo el rápido advenimiento de la Inteligencia Artificial (AI) puede hacer más grande la brecha entre ricos y pobres debido a que por un lado le dá a los dueños del capital un mayor retorno de la inversión como resultado del aumento de la productividad y por otro lado destruye muchos más trabajos de los que crea.

Además en el artículo nos explican como es que los trabajadores se verían afectados:

La AI ya está afectando a múltiples industrias y se hará cargo de muchos puestos de trabajo de cuello azul [obreros] y de cuello blanco [administradores] en los próximos años. La rapidez y severidad con que esto sucede determinará la enormidad del desafío para los Estados Unidos y otros países alrededor del mundo. Añádase a esto las implicaciones geopolíticas, descritas recientemente en una importante editorial abierta de Kai Fu Lee, e incluso una AI débil puede verse como algo aterrador.

Necesitamos ser proactivos y crear caminos alternativos para las personas, ya que la AI afecta los empleos y quita muchas oportunidades de empleo. Echemos un vistazo a lo que esto significa a corto plazo (la próxima década), a mediano plazo (10-20 años) ya largo plazo (20 años o más).

A medida que la AI continúa creciendo, los trabajos de cuello azul generalmente serán los primero afectados. La realidad política es que esto probablemente no causará cambios importantes en las políticas, ya que los asalariados con los mayores salarios no se verán afectados por los cambios de empleo y posiblemente se beneficiarán positivamente de la AI. Pero a medida que los vehículos autónomos manejados por AI toman el control de los taxis (y hacen el transporte más fiable y rápido mientras abren los espacios actualmente ocupados por los garajes) y los robots con AI se apoderan de todos los trabajos (que en el mejor de los casos se traducirán en mercancías más baratas), los trabajadores de cuello azul tendrán pocas posiciones alternativas a las cuales girar.

A menos que nuevos programas sociales se pongan en marcha lo antes posible para crear “aterrizajes suaves” para los trabajadores de cuello azul -a través de la formación en carreras que no se pueden automatizar fácilmente- es probable que se vea una polarización económica creciente. Para algunos, estas nuevas oportunidades podrían ser en trabajos que dependen en gran medida de las interacciones interpersonales, mientras que otros podrían aprender los fundamentos de trabajar con y realizar la programación de AI. En general, sin embargo, es probable que va a ser un momento difícil para aquellos que no tengan una sólida base educativa.

Pero como en todo cambio social profundo, habrán grandes beneficiados:

Los pocos afortunados que posean o trabajen para las compañías que controlan la mejor AI pueden ser capaces de consolidar su riqueza, poder y perspicacia para dominar la sociedad. Esto plantea la cuestión fundamental de si ¿La AI debe ser controlada por grandes empresas de tecnología o diseminada más ampliamente? Para complicar aún más las cosas, la AI funciona mejor aprovechando los efectos de red, por lo que dividir las grandes empresas como Amazon y Baidu, en empresas más pequeñas sería tonto y anticuado. Independientemente de quién posee y controla la mejor AI, los efectos de red deben mantenerse, de lo contrario los beneficios de la AI serán destruidos. Para estar seguro, Google y otros han abierto el código de algunas herramientas de AI a las masas, pero claramente, tienen y guardarán la mejor tecnología para sí mismos.

Finalmente, el artículo concluye que es posible que la sociedad quede dividada en dos grupos, aquellos que tienen y aquellos que no tienen. Que si no queremos una sociedad así debemos ser proactivos en nuestras políticas:

Entonces, ¿qué significa todo esto? ¿Estamos en el camino de un mundo cada vez más dividido entre los que tienen y los que no tienen? Tal vez. Pero hay varios caminos alternativos que podemos tomar si somos honestos, reflexivos y avanzados. Ciertamente, la AI está aquí para quedarse y creará muchos resultados positivos. Los negativos representados en la ciencia ficción puede o no puede suceder. Pero mientras tanto, la sociedad sentirá un tremendo impacto, por lo que es mejor estar al frente de la curva, ser parte del debate y ser proactivo en la búsqueda de soluciones equitativas.