por

Intel no sabe como hacer IoT

El día de ayer en diverson medios del sector como Hackaday o Fudzilla se reportó que Intel ha anunciado en un repentino, pero no totalmente sorprendente movimiento, que descontinuará sus placas para el IoT (Internet Of Things) Edison, Galileo y Joule. El último de estos dispositivos será suministrado a finales de 2017.

La continuidad de la oferta de tarjetas de desarrollo es vital y una gran requerimiento en los proyectos de IoT. Cualquiera que haya pasado largas horas diseñando algo basado en cualquiera de los productos descontinuados por Intel ahora se arrepentirá de haber creído en las reiteradas garantías de que estos dispositivos eran seguros y tenían un futuro largo por delante. La situación con el producto más recientemente lanzado, el Joule, que hizo su aparición a principios de agosto de 2016 es quizás la peor. Este fue el producto estrella de Intel para el IoT y debido a su asociación con la implementación de dispositivos de IA (Inteligencia Artificial), se pensó que era el camino del futuro.

En lo referido a Galileo y Edison se puede comprender mejor por qué fallaron. Ambos intentaron ganar cuota de mercado al ofrecer compatibilidad con Arduino. Pero ni Galileo ni Edison eran suficientemente compatibles con Arduino y requerian instalar un toolchain adicional al IDE de Arduino para poder usarlos. Además, ninguno de los dos dispositivos estaba bien soportado en términos de sus sistemas operativos o documentación. Eran comuns las historias de los usuario de estas plataformas que al encontrar algún obstáculo con cualquiera de estas tarjetas de desarrollo no recibían ninguna ayuda sobre cómo resolver el problema. La implementación de bajo nivel de los protocolos básicos también dejó mucho que desear. En resumen, a pesar de todos los bombos y platillos del marketing, Intel nunca realmente se puso detrás de sus productos y siempre había la sensación de que no tenía idea del mercado al que estaba tratando de entrar.

Así, mientras Intel decidió hacer que sus sistemas bastante potentes se parezcan a los Arduinos, sin embargo la potencia de los mismos hubiera sido mejor aprovechada si se hubieran enfocado a competir contra los Raspberry Pi. El Edison, por ejemplo, es un dispositivo x86 completo y bastante capaz de ejecutar una gama de software x86 (incluyendo Windows de 32 bits) y en virtud de tener un conjunto de líneas GPIO, podría ser utilizado para controlar dispositivos externos. Ejecutar Linux significaba que era mucho más complejo que el Arduino. ¿Qué diseñador en su sano juicio utilizaría un Edison o un Galileo en lugar de un sencillo, barato y versátil Arduino, para un pequeño proyecto personal?

Hay que destacar que Intel no ha cancelado aún el procesador Curie, que podría tener algún tipo de papel futuro del IoT. La aplicación más conocida del Curie es como co-procesador en la tarjeta de prototipo Arduino 101. El Curie es un procesador “diferente” y se deriva del co-procesador presente, pero sobre todo no utilizado, en el Edison. En muchos sentidos el Arduino 101 es lo que el Edison debería haber sido desde el inicio.

Así que esto es más o menos el fin de la aventura de Intel en el creciente mercado de IoT, con Arduino 101 como único sobreviviente y quizás otros dispositivos nuevps basados ​​en Curie a ser introducidos en un futuro. Intel puede haberse retirado del mercado debido a su falta de éxito, pero ha dañado a muchos usuarios que creyeron en tarjetas de prototipo Edison, Galileo y Joule que han perdido mucho tiempo en estas plataformas ahora difuntas. Entre las víctimas debemos contar a Microsoft, que apoyó a Galileo como parte de su impulso de IoT y Google ya que el sistema de Android Things soportaba a Edison como una de sus pocas placas de desarrollo.

Cuando una empresa ofrece un producto que requiere tanta inversión para trabajar con él hay un problema de confianza. Una pequeña empresa tendrá problemas para convencer a la gente a poner una gran cantidad de tiempo en su producto por temor a que podría no estar allí en unas pocas semanas. Una gran empresa como Intel, sin embargo, puede prometer la longevidad de una manera creíble y luego simplemente tirar del enchufe cuando ya no les es rentable continuar. El problema es que si intenta protegerse de tal comportamiento entonces usted está destinado a utilizar sólo el líder del mercado y el futuro al día de hoy es Raspberry Pi.

Q.E.P.D. Edison, no era para nada perfecto, pero la mayoría de sus mejores cualidades técnicas nunca fueron plenamente apreciadas, ni explotadas, especialmente por su creador Intel.