por

Europa está considerando luchar contra la obsolescencia programada de los gadgets

Si compramos una computadora de escritorio, probablemente podremos seguir usandola por una década o más porque si algo se daña o necesita ser actualizado probablemente se pueda abrir el case y hacer los cambios necesarios por uno mismo.

Pero las cosas son un poco diferentes con la mayoría de los smartphones, tabletas y ultrabooks modernas. Si un componente se daña hay una probabilidad muy grande de que no podamos repararlo por nosotros mismo.

Por ejemplo, el poral web de reparación en línea iFixit recientemente le dio un puntaje de reparabilidad cero (0) al nuevo Microsoft Surface Laptop ya que la CPU, memoria y almacenamiento no se puede actualizar, es peligroso reemplazar la batería y es difícil incluso abrir el case sin romper el portátil.

Sin embargo, algunos funcionarios europeos pueden estar adoptando medidas para invertir la tendencia de la no reparabilidad de los famosos “gadgets” (dispositivos electrónicos de uso personal).

Esta semana, el Parlamento Europeo emitió recomendaciones para “hacer que los productos de consumo sean más duraderos y más fáciles de reparar“. En este momento, éstas son sólo recomendaciones e incluyen una solicitud para crear una etiqueta voluntaria que pueda colocarse en productos que cumplan con las recomendaciones.

Pero la Comisión Europea podría votar sobre las directrices en el futuro y potencialmente podría convertirlas en ley.

Entre otras cosas, las recomendaciones aprobadas por el Parlamento Europeo incluyen:

  • Los componentes esenciales, incluidas las baterías y los LED, deben ser removibles a menos que haya una razón de seguridad para que se fijen al producto. No está claro que esto significa que usted debe ser capaz de sacar una batería sobre la marcha, pero por lo menos una vez que abra el caso, debería ser capaz de reemplazar una batería defectuosa.
  • Los fabricantes de dispositivos deben disponer de piezas de repuesto.
  • Los propietarios de dispositivos deberían poder obtener el servicio de reparación de los mismos por un reparador independiente.
  • Los estados miembros de la Unión Europea deben proporcionar incentivos para que los fabricantes de dispositivos creen productos duraderos y reparables.

Finalmente, si los países miembros adoptaran estas normas, podríamos ver una mayor vida útil del producto para la electrónica de consumo, un mercado más robusto para los talleres de reparación y las ventas de segunda mano, así como también una reducción de los residuos electrónicos.

Es poco probable que los Estados Unidos adopten estas normas en el corto plazo, si tienen un impacto en el diseño de los productos vendidos en Europa, lo que podría cambiar es la forma en que los fabricantes de dispositivos diseñan productos vendidos en todo el mundo … incluso en Estados Unidos, China, India y otros grandes mercados que no han adoptado regulaciones de derecho a reparar.

Por otro lado, tal vez la gente decidirá que la obsolescencia programada no es tan mala después de todo. Estoy seguro de que habrá algunas personas que normalmente reemplazan sus teléfonos inteligentes cada año o dos, no importandoles si estos son fáciles de reparar. Ya que cuando Apple o Samsung desvelen un nuevo modelo con mejores especificaciones o un diseño más elegante, muchos podrían decidir ahora si optar o no por estos nuevos diseños, ya que los dispositivos que posean en ese momento aún podría ser reparado.

Debemos recordar que en estos días, actualizar a un nuevo teléfono no es sólo una decisión basada en la funcionalidad o especificaciones técnicas, en muchos casos es una decisión basada sobre la moda.